¿Qué es la obesidad?

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible, la cual se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo; es decir, cuando la reserva natural de energía, almacenada en forma de grasa corporal, se incrementa hasta un punto en que pone en riesgo la salud o la vida.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como obesidad cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) es igual o superior a 30 Kg/m2. También se considera signo de obesidad de un perímetro abdominal en hombres mayor o igual a 102 cm y en mujeres mayor o igual a 88 cm.



Cirugia de la obesidad Andalucia
 


¿Qué es la obesidad mórbida?

El nivel más elevado de obesidad, como podemos ver en la tabla de IMC, es lo que denominamos obesidad mórbida, que se asocia a enfermedades relacionadas con el exceso de peso y que suponen una disminución de la expectativa de vida de una persona hasta en un 20% además de la disminución de su calidad de vida. Las enfermedades graves que más se relacionan con la obesidad son la Diabetes tipo II, enfermedades respiratorias y enfermedades cardiovasculares. No obstante, existen gran cantidad de problemas de salud asociados al sobrepeso como son los problemas osteoarticulares, problemas de fertilidad, piedras en la vesícula, hirsutismo (crecimiento excesivo de vello en la mujer que sigue un patrón masculino de distribución) o la aparición de algún tipo de cáncer, entre otras muchas enfermedades. Mucho de estos problemas pueden mejorar o curarse si se consigue disminuir o eliminar el exceso de peso. La asociación de Diabetes Mellitus tipo II, elevación de colesterol y/o triglicéridos e hipertensión arterial, constituye lo que se conoce como síndrome metabólico, el cual mejora o incluso llega a su resolución tras la normalización del peso. Es por ello por lo que la cirugía de la obesidad lleva implicito el tratamiento de la cirugía metabólica en aquellos pacientes que la padecen.


¿Qué es la Cirugía Bariátrica o Cirugía de la Obesidad?

La cirugía bariátrica son un conjunto de técnicas y procedimientos quirúrgicos que buscan cambios en la fisiología para poder conseguir pérdidas de peso mantenidas y duraderas en el tiempo. Son procedimientos técnicamente complejos y que no están exentos de complicaciones a corto ni medio plazo.

La cirugía bariátrica, al igual que otros tratamientos para la obesidad, requiere de cambios en el estilo de vida y de mantener dietas saludables para garantizar resultados a medio y largo plazo exitosos.

Las cirugías que se realizan buscan dos tipos de objetivos: Reducir la ingesta, o bien, reducir la capacidad de absorción. Esto hace que haya técnicas restrictivas, malabsortivas, o mixtas si combinan los dos tipos de procedimientos.

La cirugía está indicada sólo para aquellos pacientes con obesidades mórbidas con IMC superiores a 40kg/m2, o bien para aquellos afectos de obesidad grave y patologías asociadas. Los pacientes con IMC inferior a 35kg/m2 no tienen indicación de cirugía, pero se pueden beneficiar de tratamientos no quirúrgicos, farmacológicos y dietético-conductuales.

 

Técnicas quirúrgicas en Cirugía Bariátrica

Dentro de las posibilidades quirúrgicas del tratamiento de la obesidad cada técnica será ajustada a cada paciente de manera individual, en búsqueda de la mejor técnica quirúrgica:


     

      Cirugía de la Obesidad Gastrectomía vertical                     Cirugía de la Obesidad Sevilla Banda gástrica           Cirugía Obesidad Perder Peso Bypass gastrico

 

 

·         Gastrectomía vertical o sleeve gástrico: consiste en extraer aproximadamente el 80% del volumen del estómago para reducir su capacidad. Se deja un estomágo en forma de tubo que representa aproximadamente unos 150-200cc de capacidad. La pérdida de peso se consigue por la reducción tan  importante que se realiza en el volumen del estómago, así que se considera una cirugía restrictiva.

 

·        Banda gástrica ajustable: consiste en la colocación de un anillo alrededor de la entrada del estómago. Este anillo tiene un calibre ajustable de forma percutánea. El objetivo es limitar la ingesta, por lo que se considera un procedimiento restrictivo. 

·           Bypass gástrico: es un procedimiento quirúrgico que consigue la pérdida de peso por dos mecanismos, por un lado se construye un estómago de una capacidad muy reducida (20-50cc); y por otro lado, se realiza un cruce en el intestino delgado (bypass) que condiciona que se utiliza sólo un 60% aproximadamente para la digestión y absorción de los alimentos. Este procedimiento tiene un componente restrictivo y otro malabsortivo, por lo que se considera una técnica mixta de cirugía bariátrica.

 

                




¿Cómo sé si me puedo beneficiar de la cirugía bariátrica?

Existe un concenso internacional que establece que tipo de pacientes pueden beneficiarse de las operaciones para perder peso y cuales son los requisitos necesarios:

                        Obesidad crónica, mas de 5 años de evolución

                        Ausencia de contraindicaciones absolutas para una intervención quirúrgica

                        Ausencia de toxicomanía activa

                        Ausencia de trastorno alimentario severo crónico              

                        Ausencia de enfermedad mental que impida la comprensión del procedimiento          

                        Ausencia de otras enfermedades responsables de la obesidad que admitan tratamiento

                        Intentos infructuosos de dieta  

                        Comprensión del procedimiento quirúrgico, de su funcionamiento y de los efectos secundarios

                        Índice de Masa Corporal igual o superior a 40

                        Índice de Masa Corporal entre 35 y 40 asociado a enfermedades reversibles con la pérdida de peso



¿Dónde me opero? ¿Qué debo tener en cuenta?

Antes de tomar la decisión de intervenirse es importante conocer lo siguiente:

  • Experiencia: es esencial que el equipo quirúrgico que realizará el procedimiento tenga la titulación y la experiencia adecuada no sólo para la realización de la cirugía de la obesidad sino también que sepan detectar riesgos o complicaciones para intentar subsanarlos lo antes posible. 
  • Centro Médico: es conveniente que el procedimiento sea llevado en una clínica u hospital que disponga de los medios necesarios para llevar a cabo el procedimiento con la calidad máxima que implica dicha intervención y que además disponga de material médico y profesionales necesarios no sólo para el seguimiento del postoperatorio sino para el diagnóstico y tratamiento de cualquier tipo de complicación. Para nosotros, es indispensable contar con una tecnología radiológica adecuada (TAC); una unidad de cuidados intensivos adaptada y con los medios necesarios, así como especialistas como anestesistas con experiencia en cirugía de la obesidad, cardiólogos, neumólogos y Psiquiatras entre otros.
  • Equipo multidisciplinar: la cirugía de la obesidad no sólo implica al cirujano, sino que detrás de la toma de decisión se encuentran muchos profesionales que deben estar en conocimiento y tomar la decisión de intervenir al paciente. En MISS contamos con un equipo multidisciplinar para la toma de decisiones conjuntas y el mejor cuidado posible del paciente.
  • Tipos de procedimientos: existen numerosas técnicas quirúrgicas, y cada una para un determinado tipo de obesidad. Todas las intervenciones no son adecuadas para todos los pacientes. El cirujano, tras conocer el caso detalladamente junto con el equipo multidisciplinar, junto con el paciente, basándose en las características del paciente, edad, sexo, IMC, tipo de alimentación, predisposición para la pérdida de peso del paciente, elegirán el procedimiento más adecuado a realizar en cada paciente. Deberá explicarle los pasos a seguir y en que consiste cada técnica quirúrgica, indicándole cual es la que más beneficios puede tener para usted. En esta web podrás encontrar las tres técnicas más habituales y más aceptadas en la actualidad por los cirujanos bariátricos.
  • Laparoscopia: hoy día el procedimiento debe realizarse mediante laparoscopia, dado los numerosos beneficios que ha demostrado esta vía de abordaje en el tratamiento de la obesidad y de los procedimientos a nivel abdominal. No es sólo cuestión de estética sino que supone una mejora en el postoperatorio del paciente y evita las posibles complicaciones de la herida y pared abdominal derivados de la cirugía abierta convencional. No obstante, el grupo quirúrgico debe valorar cada paciente de forma individual y ver la opción más adecuada para cada caso, puesto que el objetivo principal debe ser el mantener la seguridad del paciente.

  • Resultados: los resultados de la cirugía de la obesidad pueden variar de una técnica a otra, y como comentamos en puntos previos, es indispensable la participación, actitud y colaboración del paciente para conseguir dicha reducción de peso. Se considera que una operación es eficaz cuando permite perder más del 50% del exceso de peso al paciente. Estos resultados deben ser medidos a largo plazo, ya que a corto plazo todas las técnicas suelen presentar un correcto funcionamiento. Una gran pérdida de peso no siempre implica necesariamente una buena calidad de vida, por ello es indispensable mantener un control médico de forma multidisciplinar de por vida.
  • Seguimiento: como hemos comentado el seguimiento de un paciente intervenido de cirugía de la obesidad debe ser de forma indefinida, no sólo para el control de hábitos dietéticos e higiénicos sino porque a menudo intervenciones malabsortivas llevan implícito la necesidad de toma de suplementos vitamínicos o alimenticios. Además, el control de la perdida de peso y el evitar la reganancia de peso se debe en gran medida a la valoración y seguimiento por el equipo médico y en mayor medida por la colaboración del paciente.



 

facebook
twitter
linkedin